Publi
Los precios del petróleo se han convertido en los protagonistas indiscutibles de este primer trimestre del año dentro del sector de las commodities y están llamados a seguir siendolo durante el resto de 2012. Mucho tendrían que cambiar las cosas para que no fuera así, más teniendo en cuenta que el próximo mes de junio Europa hace efectivo el embargo de petróleo procedente de Irán, con lo que el asunto va a seguir teniendo recorrido en los meses siguientes.

Son las tensiones en oriente medio las que están calentando el oro negro, que se mantiene firme por encima de los 100 dólares el barril en un contexto de deterioro económico que debería provocar precisamente todo lo contrario. De hecho, la amenaza de recesión que pende sobre Europa, el aterrizaje de la economía China -que ya a principios de marzo rebajó sus previsiones al 7,4%- y que los últimos indicadores de EEUU hacen pensar que el optimismo de los últimos meses por su economía ha sido desmedido, deberían tirar de los precios del crudo hacia abajo.


Y eso, a pesar de que la demanda está cayendo con fuerza. Esta semana, los inventarios de petróleo en Estados Unidos han resultado en su nivel más alto desde julio de 2010, hecho que ha provocado una pequeña corrección pero no suficiente. Además, los analistas de Barclays esperan una caída del 1,3% de la demanda en EEUU y del 2,5% en Europa. Sin embargo, el viernes, el Sweet Texas de referencia en Nueva York cerró en los 103 dólares, mientras que el Brent de Europa se situó en los 122 dólares.


"Nos encaminados hacia una zona peligrosa para la demanda de crudo", aseguran los expertos, que contemplan tres escenarios distintos. Según Barclays, si el barril baja hasta los 100 dólares, el crecimiento de la demanda de los países que no forman parte de la OCDE será realmente fuerte y la caída de la demanda de las principales economías será menor. Si el precio del crudo se mantiene en los niveles actuales, de 125 dólares, la caída de la demanda de los países de la OCDE lastrará la demanda global, a pesar de que los emergentes sigan creciendo y si, finalmente, el petróleo supera los 150 dólares, la demanda global caerá a la mitad. Con todo, los analistas de Barclays estiman que el precio del barril se mantendrá en los 115 dólares este año.


En cualquier caso, la irracionalidad de los precios actuales de crudo en un contexto económico recesivo ha llevado a la Agencia Internacional de la Energía a tomar cartas en el asunto. Tal es así que esta misma semana, su directora, Maria van der Hoeven, ha asegurado que están dispuestos a actuar si es necesario. "Como hemos mencionado muchas veces, la AIE fue creada para responder a serias interrupciones físicas de la oferta, y seguimos dispuestos a actuar si las condiciones de mercado lo justifican" y afirmó que "los precios del crudo están muy altos de nuevo" y mostró su "preocupación" por el impacto que tendrán estos altos precios en un momento en el que la recuperación de la economía global sigue siendo "frágil".

Cotizalia
Foro de Forex Trading United